Ecdisis mordaz

Publicado por

|Ana Victoria|

De un agujero imágenes salientes, tan transparentes y calientes recién nacidas del proceso que uno siente, memorias contenidas de las personas que se tienen. 

Solías estar postrada en la suavidad de la calma, obstruyendo el temor en carne y mente, con el sereno rozando tus pies suavemente; acompasados dados te acompañaban en ese viaje que dabas, aquel donde inmortalicé a ambas. 

Seguías, seguías aquí, muy cerca de mí, con tu lengua árida que, a pesar de las noches revueltas, seguía moviéndose pasivamente en el camino de mis venas. 

Fuimos allá acompañadas, con ratos y tragos desesperados; tu lengua seca y reconcorosa lastimando todo lo que solía ser, para así quemarte a ti también. 

Cuando el ave mayor tocó tus llagas tenías puesta tu larga batalla, arreglada y con tus pupilas volteadas tomaste forma humana, te sentí plena, completa y llena; tu lengua desfigurada se camuflaba con la mía, haciéndose una misma. 

Estás conmigo en todos mis días, pero ahora es diferente, veo mi reflejo y el tuyo compactados en un ente. 

El hedor de nuestra sangre es cada vez más pesado, nos movemos en los ínfimos rincones de los pasajes sagrados, nuestra lengua puntiaguda degolla a los antes amados, para así tener recuerdo de nuestra unión, poder multiplicar en otros lo que nos pasó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s