Media Sonrisa

Publicado por

|Por Lya S. Dantés|

Abrí la puerta, un silencio profundo se adueñaba de la habitación. Me disponía a ignorarlo, sentarme a leer un poco, cuando de pronto la vi.

        Acurrucada en su cama, inmóvil mas no dormida, se veía tan frágil, tan pequeña y el cuarto tan inmenso. Su cabello, un sedoso desastre que me hacía pensar que así se vería el mar negro si en verdad fuera negro, le cubría el rostro. Traía a las 2:30 de la tarde la pijama puesta, fue así como supe que algo andaba mal, pero no sabía qué.

        Con un lento movimiento sus delgadas manos liberaron de esa densa prisión la melancólica mirada que guardaba. Sus grandes ojos rojos llamaron mi atención, en una situación diferente le habría dicho que lucía fatal y nos hubiéramos reído, pero no parecía algo prudente justo ahora.

        Su ovalada cara se veía aún más afilada, sus largas y oscuras ojeras enmarcaban sus ojos de una forma funesta, su nariz luchaba por no gotear, sus labios habían perdido aquel tono rosa al que estaban acostumbrados, por sus húmedas mejillas corrían destellos de tristeza… “¿Estás bien?” fue lo único que logré pronunciar.

      Me regaló una media sonrisa mientras negaba suavemente con la cabeza. Trás unos silenciosos segundos, al fin observé con cuidado la escena ante mí. Las cartas que alguna vez fueron oro puro a su vista, se desbordaban en la basura, las fotografías que hace un año cuidadosamente había colgado de las paredes ahora cubrían el suelo, el peluche que había sido el comienzo de todo entre sus brazos parecía no sobrevivir ante tal asfixia.

Entonces comprendí todo.