El fracaso cotidiano.

Publicado por

|Por Judy Moody|

Vivir con una condición mental que te obstaculiza o imposibilita ciertos logros nos enfrenta diariamente a no ser suficientes, a fallar, a la derrota. Puede ser depresión, ansiedad, bipolaridad, trauma, you name it; nos hace pesada la vida y nos es difícil alcanzar ciertas hitos diarios que para otras personas pueden ser de lo más habitual como: bañarnos, comer, alistarnos para salir.

Hace un par de años decidí empezar a hablar de mi déficit de atención. No ha sido fácil, igual encuentro empatía como encuentro más del mismo estigma que acompaña a la mayoría de los llamados “trastornos” mentales o -como prefiero que le llamemos- neurodivergencias. ¿Esperaba más? Sí. Más apoyo, más empatía, por lo menos más cuidado de no decirnos cosas que estamos denunciando que son tan erróneas como dolorosas, tipo: es que usas tu condición como pretexto para no cumplir. ¿Me extraña? No mucho, nos enseñan a juzgar a los demás y a nosotras mismas constantemente, es un mecanismo de control para que cumplamos con los mandatos del sistema y las convenciones sociales que le sirven; además, hay un placer especial en señalar los errores de las otras personas, nos hace sentir grandes, importantes, mejores.

Pero me la pelan.

Ni el sistema completo ni todos los señalamientos, burlas, desprecios, chismes y rechazos pueden conmigo. Hoy fallé en todo, ya es la 1 de la tarde y no he logrado casi nada de lo que me propuse para esta mañana, excepto hacer desayuno, ¡¡y lo celebro!! Me tardé como 3 horas, neta, y así lo celebro. En otros tiempos me estaría cortando las venas por inútil, pero hoy no. Hoy me digo: tranquila, estás muy ansiosa, tienen tantas cosas en la cabeza que no me extraña que no te puedas concentrar. Sácalo, date tiempo, apapáchate y no te preocupes, a lo mejor te toca trabajar toda la noche otra vez pero lo vas a lograr, lo vas a compensar de alguna manera porque estás comprometida con tus proyectos y así funcionas, así has funcionado siempre, yo no dudo de ti. Ya no dudo de mí misma, me conozco cada vez mejor y confío en que lo puedo lograr, sólo que no será como es para una persona neurotípica.

Esta mañana sabe a fracaso, sí, a ese fracaso cotidiano, pero también a la calma de la aceptación, a la calidez de un abrazo que consuela, a esperanza y a la alegría de encontrar una amiga, que ya puedo ser yo misma. Hoy me preocupan demasiado los incendios forestales de California, la calidad del aire y el cambio climático. Estoy asustada, quiero proteger a mi hija, tengo asuntos trascendentales que resolver al respecto, no tengo cabeza para mucho más, se me barren los engranes. Voy a parar. Voy a acostarme un ratito, abrazar a la Ivanna, jugar a algo y volver a intentarlo más tarde.

#TDAHadulto #thisiswhatADHDlookslike

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s